Prescripción individualizada de ejercicios de Natación Terapéutica

La práctica de la natación y de ejercicios en el medio acuático puede llegar a ser un instrumento importante para muy diversas patologías como:

 Escoliosis y cifosis
 Patología venosa (insuficiencia venosa, varices, flebitis y tromboflebitis)
 Artrosis (columna vertebral, caderas, rodillas …)
 Enfermedades reumatológicas (espondilitis anquilosante, artritis reumatoide …)
 Patología cervical (cervicalgia, rectificación cervical, hiperlordosis cervical, hernia discal a nivel cervical)
 Patología lumbar (lumbalgia, hernia de disco)
 Problemas respiratorios (asma, bronquitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica)
 Enfermedades neurológicas (esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, hemiplejía, parálisis cerebral …)
 Enfermedades musculares
 Linfedema
 Lesiones deportivas

Pero para que realmente llegue a tener ese valor terapéutico y rehabilitador es necesario que:

– exista una dirección y supervisión médica de la actividad, para lo cual es indispensable que un médico perfectamente conocedor de la natación terapéutica estudie los informes médicos de la persona que desea realizar los ejercicios en la piscina, estudie sus pruebas diagnósticas (radiografías, RMN, ecografía, etc.), la explore y determine los protocolos de ejercicios que debe llevar a cabo
– las sesiones en la piscina estén dirigidas por personal cualificado y formado en este campo
– y constancia por parte del sujeto en su práctica

Si desea conocer los ejercicios más adecuados para su patología, siga las indicaciones anteriores.