¿Tira la tira?

Neymar las ha rescatado del olvido. Estudios y expertos dicen que las tiras nasales no aumentan el rendimiento deportivo, pero el crack del Santos la lucio contra el Barsa. Visto el resultado… ¿Marketing o milagro?

En 1996, millones de personas de todo el planeta veían en·directo o por la televisión los partidos de la Eurocopa de Inglaterra. Había lo de siempre: colorido patriótico en la grada, tensión sobre el césped, puestecillos de material deportivo junto a los estadios y cervezas, jolgorio y pistachos en los hogares de todo el planeta. Nada inusual. Hasta que apareció ella. Para los espectadores no pasó desapercibido el pequeño apósito que una gran parte de los futbolistas lucían sobre su nariz. Los chicos de marketing de la multinacional 3M (la misma que lanzó los archiconocidos ‘post-it’) habían hecho el agosto. Su idea de nutrir gratuitamente a infinidad de deportistas de elite con su último ingenio dio en el clavo. Una simple imagen y el boca a boca hizo el resto. Nacía el mito de la tira nasal: un simple apósito de cinta adhesiva, con dos bandas planas paralelas de plástico, que permitía disparar la capacidad respiratoria de los deportistas.

Al año siguiente, otra imagen hizo el resto. El atleta Abel Antón cruzaba en primera posición la línea de meta del maratón de Atenas. El corredor soriano sudaba, sonreía, alzaba los brazos eufórico… y lucía una insignificante tira nasal sobre sus pabellones olfativos. Estábamos en la era de latirá nasal, esa en la que cualquier deportista amateur que se preciara tenia que lucir. Pero un día se esfumaron… Hasta este fin de semana, cuando el crack del Santos, Neymar, volvió a lucirla durante la final del ‘Mundialito’ de clubes contra el omnipotente Barsa. A la vista del resultado, de poco le sirvió el apósito al carioca. Pero, ¿son realmente efectivas?

«No mejora el rendimiento deportivo. Lo que si notan los deportistas es una mayor entrada de aire, basta un 30%. Pero es solo efectiva en actividades de baja o moderada intensidad. Retrasa la aparición del ‘switch point’, el instante en el que nuestro organismo, por el esfuerzo, empieza a sustituir las respiraciones nasales por las de la boca, y ese aire es de peor calidad». Lo dice Miguel Ángel Gallo Vallejo, director del Centro de Medicina Deportiva del Patronato de Deportes de Granada. Y no es el único. «Es más una costumbre entre algunos deportistas que un beneficio. Ante un desvío de tabique nasal, por ejemplo, puede ser de ayuda, pero nunca en un nivel alto de esfuerzo», coincide Jorge Candel, jefe de los servicios médicos del Valencia C.F. y exmédico de la selección española de fútbol.

Tira la tira Suplemento V de Ideal

Tira la tira Suplemento V de Ideal

Aire mentolado.

Neymar o Abel Antón no han sido las únicas estrellas que han lucido la tira nasal. En el Tour de 1997 siguió la fiebre de la Eurocopa. Alberto Contador la continuó usando hasta el mismo Giro de 2008 y el malogrado Marco Simoncelli también la llevaba bajo el casco en el Gran Premio de Alemania de Motociclismo de ese mismo año. ¿Qué marcó el declive de popularidad de la tirita? Los estudios le dieron la puntilla. Un equipo de investigadores de la Universidad de Buffalo (EEUU) probó las tiras en trece deportistas sometidos a un test de esfuerzo en un cicloergómetro. El resultado con firmó el dictamen de los expertos: su uso es inútil en ejercicios de alta intensidad… Otro estudio de la Universidad de Florida habló de un efecto «psicológico o placebo» para los deportistas, pero «superfluo» para su rendimiento.

El complemento, pese a todo, es especialmente defendido en un sector: el de los corredores aficionados. No es raro ver a atletas profesionales de medio fondo o de maratón luciendo la tirita en la nariz, pero es entre los amateurs donde sigue teniendo un mayor calado. «La sensación es parecida a cuando tomas algo mentolado, en el sentido de que notas que el aire entra limpiamente, directo, fresco», explica uno de ellos en el blog ‘El corredor estepario’.

¿La explicación de que Neymar la haya ‘recuperado’? «Igual solo era porque estaba constipado y respiraba mal, o que detrás esté laca que fabrica las tiritas…», ironiza con una sonrisa el doctor Gallo. Al final, las modas son las modas: «La gente dice: si lo usan los súper cracks, tiene que ser bueno». Y no hay mejor marketing…

Ver documento completo Tira la tira Suplemento V de Ideal
Esta entrada fue publicada en Artículos como asesor. Guarda el enlace permanente.